RFET, Real Federación Española de Tenis || Tel +34 932 005 355 || Teléfono +34 932 005 355 || Tlf 932005355 || Fax +34 932 021 279
Bienvenido a la web oficial de la Real Federación Española de Tenis
Inicio  |  Contactar  |  RSSNoticias RSS   |  
Inicio  |  Competición  |  Copa Davis  |  Historia

Copa Davis

Historia de la Copa Davis

Orígenes

La competición de la Copa Davis, la más prestigiosa de cuantas se celebran por equipos nacionales masculinos, tiene sus orígenes en la rivalidad existente a finales del pasado siglo entre los tenistas ingleses y estadounideneses. Algunos tenistas de esos dos países se habían atrevido a cruzar el Atlántico para medir sus fuerzas ante los jugadores del otro continente y, se quiera o no, pese a no existir una competición oficial, de alguna manera representaban al tenis de su país en aquellos partidos.

En 1882, los británicos ya habían puesto en marcha una competición por equipos nacionales que les enfrentaba a Irlanda, y que se disputaba al mejor de nueve encuentros.

Foto: Trofeo Copa Davis

En 1898, después del torneo de Wimbledon, la Lawn Tennis Association de Gran Bretaña había propuesto a los Estados Unidos la disputa de un encuentro entre ambas naciones, también en Wimbledon, pero los americanos estaban enzarzados en la guerra con España y declinaron la invitación.

Un año más tarde, Dwigth F. Davis, un estadounideneses de 21 años graduado en la universidad de Harvard, después de un viaje a California decidió ofrecer una copa para ser disputada anualmente por equipos nacionales. El 9 de febrero de 1900, la United States National Association aceptó la propuesta de Dwigth F. Davis y el equipo de las Islas Británicas aceptó también la propuesta.

La ensaladera de plata

Dwigth F. Davis mandó fundir 217 onzas de plata a los señores Shreve, Crump y Love, plateros de Boston, y poner como premio, con el nombre de International Lawn Tennis Challenge Trophy, la gran copa que rápidamente fue bautizada como Copa Davis. Fundida y refinada, la maciza ponchera ha pasado a la historia como el trofeo más importante del tenis mundial junto a los de Wimbledon.

Foto: Dwigth F. Davis

Los británicos no pusieron excesivo empeño por competir en los Estados Unidos con su mejor equipo -pensaban que una segunda formación sería suficiente-, y los mejores jugadores europeos, declinaron su participación debido a la magnitud del viaje. Tres entusiastas, Herper Robert Barret, Ernest Black y Arthur Gore decidieron asumir la responsabilidad y viajar hasta el Longwood Cricket Club de Boston, escenarios del desafío.

Los británicos embarcaron en el mítico buque Campania y llegaron a Nueva York en la mañana del 4 de agosto. Lejos de trasladarse con rapidez hasta Boston para realizar los entrenamientos previos a la competición que comenzaba el día 8, los británicos prefirieron hacer turismo y visitar, entre otros lugares, las Cataratas del Niágara.

Foto: Primer equipo de
Estados Unidos (1900)

Los integrantes del equipo estadounidense, el propio Dwigth F. Davis junto a Malcom Whitman y Holcombe Ward, llevaban semanas preparando la competición y, adaptados a las altas temperaturas de hasta 58º, a las pistas de hierba más alta y a las pelotas más blandas que las utilizadas en Gran Bretaña. En la competición diseñada en forma de cuatro individuales y un doble, los americanos ganaron por un contundente 3-0, a unos rivales que llevaban 20 días sin haber jugado un solo punto.

En 1901, la competición no se disputó, pero en 1902, en Brooklyn, los estadounidenses volvieron a alzarse con la victoria por 3-2 pese a que los británicos, sensiblemente dolidos por la afrenta de la derrota en la primera edición, desplazaron a su mejor conjunto.

El traslado a Europa

En 1903, de nuevo en Boston, los británicos consiguieron, por fin, derrotar a los americanos y conquistar la Copa Davis. Dada la condición de competición challenger que Dwigth F. Davis había conferido a su idea, los británicos se llevaron la ponchera hasta su país, poniendo el trofeo en juego, a partir de 1904, en las pistas de Wimbledon.

Foto: Los Mosqueteros franceses (1932)

La llegada a Europa de la Copa Davis supuso el espaldarazo definitivo para la competición. La prueba dejó de ser una batalla deportiva entre americanos y británicos, y comenzó a interesar a otras naciones. En 1904, Bélgica, Francia y Austria, aceptan el reto de competir por la Copa Davis, aunque los austríacos renuncian en el último instante.

En una demostración del excelente nivel de juego que existe en Europa, Gran Bretaña derrota a Bélgica en la final de 1904, y a los estadounidenses en 1905 y 1906.

Australia se suma al desafío

La aparición del equipo de Australia en 1905, que unía a jugadores de Nueva Zelanda y Australia, acabó por trasladar el fervor de la competición a los cinco continentes. Hasta 1971, con interrupciones debido a las dos guerras mundiales, la Copa Davis se convirtió en la competición de equipos nacionales por excelencia. Americanos y australianos fueron sus grandes dominadores hasta 1927, cuando apareció el legendario equipo de los Cuatro Mosqueteros de Francia, -René Lacoste, Henri Cochet, Jacques Borotra y Jacques Brugnon- que ganó seis ediciones consecutivas.

Foto: Primer equipo de Australia (1905)

Tras un paréntesis de dominio británico a finales de los años 30, Estados Unidos y Australia se repartieron las victorias entre 1937 y 1972. Los jugadores australianos irrumpieron en la Copa Davis con una fuerza inusitada, al amparo de una generación de talentos inacabable. Pese a que algunos de sus mejores tenistas, como fue el caso de Rod Laver y Ken Rosewall, entre otros, decidieron pasarse al profesionalismo, y por lo tanto quedaron excluidos por la Federación Internacional para disputar la competición, Australia no cesó en producir nuevas figuras con equipos integrados por tenistas del calibre de John Newcombe, Roy Emerson y Fred Stolle.

El debut de España

España debutó en la competición en 1921 ante Gran Bretaña, en el London Country Club de Hendon, donde acudió con un primer equipo formado por Manuel Alonso Areyzaga, Manuel “Conde” de Gomar, Eduardo Flaquer y José María Alonso Areyzaga, que también ejerció las funciones de Capitán.

La primera victoria española en una confrotación llegaría al año siguiente ante la Índia, en una eliminatoria disputada en el Bristol Lawn Tennis Club, también en Gran Bretaña. La competición no llegaría a España hasta 1926, cuando el Real Barcelona LTC acogía una eliminatoria ante Argentina, que concluyó con triunfo español por 3-1, con un equipo que integraron Eduard Flaquer, Francisco Sindreu y Raimundo Morales, con el Presidente de la Asociación Española de Lawn Tenis José Vidal Ribas ejerciendo de capitán.

Foto: Equipo español en el debut en
Barcelona (1926)
Foto: Equipo español finalista en
Australia (1967)
Competición Centenaria

En 1981, creó el Grupo Mundial con los 16 mejores equipos, y distintas divisiones de grupos geográficos que, en total, engloban 137 naciones en nuestros días. En 1999 la ITF conmemoró el Centenario de la competición. La ensaladera de plata estuvo expuesta en los cuatro torneos de Grand Slam, y en otros escenarios de interés, entre ellos la pista talismán del tenis español del RCT Barcelona-1899, y se realizaron distintos programas de promoción de la competición.

Entre esos actos especiales, Estados Unidos disputó su eliminatoria de segunda ronda frente a Australia en el mismo escenario donde se disputó la primera edición del torneo, el Longwood Cricket Club de Boston. La final de la Davis del Centenario enfrentó en Niza a Francia y Australia, con victoria de los aussies por 3-2.

El año 2000, por primera vez en la historia, España consiguió inscribir su nombre como campeón de la Copa Davis tras derrotar a Australia por 3-1 en la final disputada en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Esa victoria abre una década en la que el tenis español se convierte en el gran protagonista de la competición al logra otras dos nuevos éxitos en la competición de la ensaladera de plata: en 2004, tras vencer a los Estados Unidos en Sevilla, y en 2008, al derrotar a Argentina en Mar del Plata. En 2003, España alcanzó asimismo la final siendo derrotada por Australia en Melbourne.

Foto: Primera victoria de España (2000)
Secciones: Noticias  |  Competición  |  Jugadores  |  Clubes  |  Tenis en Silla  |  Tenis Playa  |  Multimedia  |  RFET  |  Licencias  |  Árbitros  |  Servicios Médicos  |  Docencia  |  Prensa  |  Patrocinadores  |  Enlaces  |  RSS  |  Contactar
Compartir: Facebook  |  Twitter  |  Meneame  |  Del.icio.us
© 2016 RFET. Todos los derechos reservados.  Nota Legal  |  Mapa del Sitio
diseño: dommia
Diseño Web
Dommia Soluciones Internet
c/ Lepant, 326, Entlo. 1, Desp. 2
08025 - Barcelona
t. 902 024 678 | +34 936 241 455
Portfolio visible en: www.dommia.es